Seleccionar página

El revolucionario mundo del SSD o disco de estado sólido, nos ha llevado a obtener mayores rendimiento con nuestro portátil o ordenador personal.

Con los discos duros mecánicos la carga del sistema operativo o la de cualquier programa puede llegar a ser 4 veces mayor que con la de un SSD.

Si alguna vez tu portátil iba lento y decidiste formatear o aumentar de RAM, esa no era la solución.

El problema que existe está en que la velocidad de escritura/lectura de un disco mecánico es demasiado lenta, por lo que se produce cuello de botella.

En mi caso, cuando realicé el cambio, el portátil estaba en el escritorio listo para funcionar en 30 segundos.

Sin embargo, con mi antiguo disco duro mecánico tardaba mas de 2 minutos y después se quedaba bloqueado.

Actualmente, una de las mejores combinaciones que se está realizando es disponer de dos discos duros, uno SSD y otro mecánico.

De esta manera en el SSD alojas el sistema operativo y el mecánico lo utilizas para almacenar datos.